2001

Un médico tiene que darte materiales escritos por el gobierno e imágenes reales de fetos al menos 24 horas antes de tu aborto.

En 2001, la Asamblea General de Virginia aprobó legislación que requería que los médicos ofrezcan a las mujeres materiales escritos por el gobierno en materia de aborto, así como imágenes reales de los fetos cada dos semanas durante la gestación. Tales materiales y el asesoramiento deben estar proporcionados al menos 24 horas antes del procedimiento de aborto. Un estudio de la Universidad de Rutgers encontró que más que 41% de las declaraciones sobre el embarazo en el primer trimestre en los materiales escritos por el gobierno son médicamente incorrectos.

La legislación, Propuesta de Ley de Cámara [House Bill] 2570, fue apoyada por 15 delegados incluyendo el futuro gobernador de Virginia Robert McDonnell, aprobada por voto de 65 a 35. Se aprobó la Propuesta de Ley del Senado [Senate Bill] 1211 complementaria, por voto de 24 a 15. Fue promulgada como ley por el Gobernador Jim Gilmore y entró en vigor el 1 julio, 2001.

Fuentes: Código de Virginia [Va. Admin. Code] § 18.2-76; HB 2570, 2001; SB 1211, 2001; Proyecto de consentimiento informado de Rutgers

“Después de dos meses de tomar mis anticonceptivos regularmente, me di cuenta que estaba embarazada. Después de llorar, tomar dos pruebas más, llorar más a mis hermanas, y preguntarme si mi madre necesitaba un nuevo bebé para llenar su ‘nido vacío’, llamé a mi novio. Decidimos que, mientras nos gustaría tener hijos juntos eventualmente, no estábamos emocionalmente ni financieramente listos para tener un hijo. Él me llevó a la clínica (dos veces para que podía pensar mucho en mi decisión después de recibir el asesoramiento no deseado y un ultrasonido aún más desagradable) y me llevó a casa después …. Pensé en mi vida y en el hombre que amo y en los hijos que vamos a criar juntos algún día, y me sentí tranquila que mi elección fue correcta, ya que, al final, es y debe ser siempre, mi elección.”

Zelda, Virginia

Ayúdenos a proteger el acceso al aborto.

Las mujeres que eligen acceder a servicios de aborto deben sentirse seguras y apoyadas, no enfrentarse con barreras y culpabilidad.